El trabajo en la era de los robots y la Paradoja de Moravec

“Una máquina puede hacer el trabajo de 50 hombres ordinarios. Ninguna máquina puede hacer el trabajo de un hombre extraordinario” – Elbert Hubbard

Es conocida como la partida de ajedrez del siglo. Estamos en octubre de 1956. El joven Bobby Fisher de 13 años compite contra Donald Byrne, un reconocido veterano. Fischer realiza jugadas sorprendentes, sacrificando su caballo y después su reina, sin justificación aparente. Tras unos movimientos adicionales sus motivos se hacen evidentes. El rey de Byrne se queda sin escape. Es jaque mate.

Fischer vio más allá que su rival y el resto de grandes maestros de la época. Pasó a ser considerado un grande entre gigantes, poseedor de una inteligencia y creatividad excepcional, la máxima expresión del intelecto humano.

Y sin embargo, cualquier programa actual de ajedrez, corriendo en un PC barato y considerando las mismas posiciones de partida, replicaría las jugadas de Fischer. No porque haya copiado aquella famosa competición, sino porque son las más lógicas. Tu teléfono móvil juega mejor al ajedrez que el humano más inteligente.

Leer todo

Lecciones de Che Guevara sobre marketing y ventas (David contra Goliat)

Internet elimina las barreras de entrada. Todo el mundo puede ahora crear su plataforma y publicar libremente sus ideas y productos. Solo hay un problema: nadie te escucha.

La atención de la gente es limitada, y está acaparada por las empresas más grandes, los blogs más populares, las marcas más reconocidas. Tienen más dinero, más empleados y más experiencia que tú. Eres un pequeño David luchando contra muchos Goliats.

Es una batalla asimétrica, imposible de ganar con estrategias convencionales. Solo hay una forma de superarles: aprender el arte de luchar contra gigantes.

Hoy hablamos sobre marketing y ventas para guerrilleros.

El arte de luchar contra gigantes

Malcolm Gladwell, uno de mis autores favoritos, muestra en su último libro (David y Goliat) cómo la historia está repleta de ejemplos donde los desamparados triunfan sobre los poderosos.

Si intentas atacar directamente sus fortalezas, estás perdido. Nunca harás anuncios con mejor calidad visual que Nike ni podrás comprar un anuncio a toda página en Men’s Health.

Debes empezar entendiendo lo siguiente: las mismas cualidades que hacen a los gigantes fuertes encierran sus debilidades.

Su gran tamaño les resta velocidad. Su éxito les impide innovar. Su alcance global les dificulta profundizar. Su larga historia les hace pensar que todo seguirá igual.

Goliat esperaba una lucha cuerpo a cuerpo, con escudo y espada. David atacó desde la distancia, con una honda y una piedra. Cambió las reglas del juego, empleó tácticas no convencionales. El gran tamaño de Goliat (aparentemente su fortaleza) lo convertía en un blanco fácil (su debilidad).

Aunque no aparece en el libro, siempre me fascinó la revolución cubana. Es otro gran ejemplo de guerra asimétrica: un puñado de revolucionarios contra un ejército bien formado.

¿Que puede enseñarte Che Guevara sobre cómo hacerte un hueco en un mercado cada vez más saturado? Click Para Twittear

Leer todo

Por qué los mejores vendedores son buenas personas y por qué debes ser generoso pero no tonto

“Cada persona debe decidir si caminará en la luz del altruismo creativo o en la oscuridad del egoísmo destructivo” – Martin Luther King

Los vendedores no tienen buena reputación. Los asociamos con engaño y manipulación. En una encuesta de percepción a alumnos de un MBA sobre responsabilidad social, los vendedores aparecen al final (los stock brokers son también vendedores).

responsabilidadsocialcargos

Fuente: http://www.people.vcu.edu/~lrazzolini/GR1997.pdf

Esta mala percepción paraliza a muchos emprendedores. Vender se convierte en una barrera mental. Para los que no la superan, el desenlace será fatal. Cambiar tus creencias sobre la venta es fundamental para alcanzar tu meta.

Hoy quiero convencerte de que puedes ganar mucho dinero ayudando a los demás, sin comprometer tus valores. Veremos por qué los mejores vendedores son en realidad los más generosos, y cómo evitar que tu buena voluntad sea interpretada como debilidad.

¿Prefieres dar o recibir?

El éxito en la vida depende en gran parte de cómo gestiones tus relaciones con los demás. Con cada interacción debes tomar una decisión: ¿Intento extraer el máximo valor posible de la transacción o me concentro en contribuir sin pensar en el resultado? Tu respuesta puede determinar tu futuro.

Según el libro Dar y Recibir (Give and Take en inglés), del famoso psicólogo organizacional Adam Grant, hay tres tipos de personas según cómo respondan la pregunta anterior:

  • Donantes (givers): están centrados en los demás y prestan atención a lo que otros requieren de ellos. Ayudan siempre que el beneficio que otros reciben sea mayor que su coste personal. Comparten su conocimiento, habilidades e ideas con todo aquel que pueda beneficiarse.
  • Receptores (takers): intentan siempre obtener más de lo que reciben. Ponen sus intereses por delante de las necesidades de los demás. Ayudan a otros únicamente si pueden obtener un beneficio mayor que el coste personal que les supone.
  • Equilibradores (matchers): hacen favores pero esperan favores equivalentes a cambio. Dan para recibir. Están dispuesto a ayudar pero llevan la cuenta de lo invertido en cada relación.

En la práctica es algo más complejo. Hay pocos donantes o receptores puros. Todos nos situamos en algún punto del llamado espectro de reciprocidad.

espectroreciprocidad

Leer todo

Los activos más importantes para cimentar tu éxito

Contablemente, un activo es un bien que puedes convertir en dinero. Acumula múltiples activos que produzcan ingresos por encima de tus gastos y serás libre financieramente. Es una estrategia muy superior a confiar en una jubilación.

He seguido este enfoque durante muchos años con buenos resultados, pero tiene un problema: necesitas dinero para comprar los activos clásicos (viviendas de alquiler, acciones, participaciones en start-ups…). Si te interesa este tema, lee Padre Rico, Padre Pobre.

Si no tienes suficiente dinero, debes invertir esfuerzo. La buena noticia: ahora es más fácil que nunca convertir tu sudor y talento en un nuevo tipo de activo.

Leer todo

Profundidad o Anchura para desarrollar tu Nicho y Habilidades

Se obtienen lecciones valiosas analizando las falsas dicotomías que nos rodean. Conceptos aparentemente opuestos que no lo son en realidad. Un par de ejemplos: la calidad no está reñida con la cantidad y el equilibrio se logra a veces en los extremos.

Hoy vemos por qué profundidad y anchura tampoco son necesariamente opuestos, y cómo puedes combinar ambos para mejorar tus resultados.

Leer todo

En defensa del optimismo y por qué el mundo será cada vez mejor

“El futuro está determinado por los optimistas” – Kevin Kelly

Es imposible crear un futuro en el que no crees. Es imposible aprovechar oportunidades que no ves.

Cuanto mejor sea tu entendimiento de la realidad mejores decisiones tomarás. Y como explico en la guía, mejorar tu visión de la realidad requiere trabajar dos aspectos:

  • Eliminar sesgos cognitivos.
  • Construir buenos modelos mentales.

Hoy nos centramos en uno de los sesgos cognitivos más comunes: el sesgo negativo.

Nuestros genes están diseñados para priorizar la supervivencia en el presente, no para aprovechar las oportunidades del futuro. Son muy sensibles a cualquier tipo de amenaza. Nuestros ancestros podían dejar pasar muchas oportunidades sin consecuencias negativas (siempre hay un nuevo antílope que cazar), pero ignorar un solo ruido en la maleza podía significar el final.

Estamos cableados para prestar más atención a lo negativo que a lo positivo. Cuando vivíamos en un mundo salvaje, esta estrategia tiene sentido. En el mundo actual, es una fuente de problemas y ansiedad.

Los medios explotan constantemente nuestro sesgo negativo. El miedo vende. Las noticias que alertan de catástrofes captan nuestra atención más que las noticias positivas. Ninguna ONG ha recaudado mucho dinero mostrando  que las cosas están mejorando. Durante siglos, los pesimistas han acaparado los titulares, a pesar de que los optimistas han acertado con más frecuencia.

Me considero un optimista racional, y me preocupa el pesimismo general que nos rodea. Cuando participo en debates sobre el futuro, suelo ser la voz discordante. La mayoría piensa que el mundo va a peor. Yo disiento.

Hoy presento mi caso a favor del optimismo y las oportunidades que se avecinan.

Leer todo

El poder de la concentración y el mito de la inspiración

“Día: Período de 24 horas, malgastado por la mayoría” – Ambrose Bierce 

El tiempo es la materia prima de la creación, y lo malgastamos con gran facilidad. Desperdiciar tiempo es como desperdiciar potencial. Aprovecharlo, por el contrario, equivale a  obtener el máximo valor posible de nuestras capacidades.

La sociedad actual se ha vuelto (afortunadamente) muy sensible al despilfarro: campañas para no derrochar agua, energía o alimentos. Pero nadie critica el desperdicio de potencial, la distracción nos parece normal.

Preferimos pasar el tiempo lanzando pájaros para destruir cerdos que leyendo libros para destruir problemas Click Para Twittear

La crisis de la atención

Nuestra atención está en crisis. Está siendo atacada con armas de distracción masiva desde todos los frentes. Según McKinsey, el trabajador promedio pasa el 60% de su jornada conectado. Sólo el email representa casi el 30% de su tiempo, sin contar el efecto perverso de las redes sociales, los sistemas de mensajería, los juegos, las llamadas y las oficinas diáfanas. Si tuviéramos que diseñar un entorno perfecto para distraerse y ser improductivo, sería éste.

Hemos perdido la capacidad de concentrarnos en una tarea importante durante suficiente tiempo.

Nos hemos convertido en routers humanos, moviendo información de un lado a otro (emails, whatsapps, retweets…), sin crear nada valioso en el proceso. Esto genera gran desconexión con nuestra tarea, nuestro propósito, nuestra misión.

Somos víctimas del principio de mínima resistencia. Revisar y responder emails es fácil, y nos parece productivo. Nos engañamos pensando que hacemos algo relevante, mientras posponemos lo realmente importante: el trabajo concentrado y profundo.

Olvidamos que el camino de menor resistencia no lleva a ningún lugar interesante.

La importancia del trabajo concentrado

En un mundo post-industrial, dedicar nuestro tiempo y atención a crear algo de valor es fundamental para destacar.

Pero la calidad de la creación es producto del tiempo y la intensidad de la concentración.

Calidad del resultado = Tiempo x Intensidad (de concentración) Click Para Twittear

Leer todo

Cantidad vs Calidad: ¿Quieres generar mejor trabajo? Trabaja más

Se asume una relación inversa entre cantidad y calidad. Muchos piensan que si quieren crear trabajo de mejor calidad tendrán que hacer menos.

Siguiendo esta lógica, las personas reconocidas por haber creado grandes obras maestras o grandes descubrimientos (mucha calidad) deben haber producido poca cantidad, ¿verdad?

Todo lo contrario:

  • Edison registró más de 1.000 patentes. La inmensa mayoría son ideas absurdas que no llevaron a nada.
  • Einstein publicó 248 papers, la mayoría de mínimo impacto y relevancia.
  • Shakespeare produjo más de 37 actos y 150 sonetos. La mayoría desconocidos y de mediocre calidad.
  • Picasso creó más de 1.800 cuadros y 1.200 esculturas. Sólo unos pocos se consideran obras de arte.
  • Mozart y Beethoven compusieron más de 600 obras cada uno. Sólo unas pocas han alcanzado fama y reconocimiento.

Podríamos pensar que el trabajo mediocre inicial es parte del camino del artesano, el precio que hay que pagar para llegar a hacer trabajo de calidad. Y en parte es cierto, la cantidad es precursora de la calidad. Muchas personas juzgan sus habilidades antes de dedicar un mínimo tiempo a desarrollarlas.

Pero cuando analizamos el trabajo de los grandes, encontramos otro dato interesante: la cantidad no sólo es requisito previo a la calidad, sino que ocurren a la vez. Un estudio de más de 15.000 obras de múltiples compositores encuentra que los períodos donde se produjeron sus mejores composiciones coinciden con los de mayor productividad. Dicho de otra manera, cuando producían más trabajo mediocre generaban también más trabajo de calidad.

Leer todo

Lo que aprendí dando la vuelta al mundo

La aventura es un ingrediente clave de una vida revolucionaria. Y hay pocas aventuras más emocionantes que viajar. Somos exploradores por naturaleza. El deseo de viajar y conocer el mundo está en nuestros genes.

Asociamos viajar con ocio y libertad, pero viajar es mucho más que unas vacaciones, mucho más que descansar. Es una experiencia transformadora y una excelente manera de desarrollar nuevas habilidades.

Hace un tiempo aprovechamos un mini-retiro para dar la vuelta al mundo. Hoy resumo algunas de las lecciones aprendidas, sobre los viajes y sobre la vida.

Leer todo

Por qué no debes equilibrar trabajo y vida personal

Es una máxima que pocos cuestionan: “En el equilibrio está la virtud“. Pero la preocupación por alcanzar un ideal abstracto de equilibrio entre diferentes partes de nuestras vidas puede ser peligrosa.

Hoy explico por qué es bueno desequilibrarse con frecuencia y tres alternativas al equilibrio: propósito, atención e integración.

En vez de equilibrio, propósito

El primer problema cuando hablamos de conciliar trabajo y vida es que parece sugerir que el trabajo no es parte de la vida. Se ve el trabajo como un mal necesario. Un simple medio para ganar dinero y poder disfrutar la parte buena: la vida personal.

No debería ser así. El trabajo es una parte importante de tu vida. Si haces algo alineado con tu propósito y tus valores, colaborando con personas que aprecias y ayudando a gente que te importa, el trabajo suma mucho a tu vida, no la disminuye.

La obsesión por trabajar menos tiene que ver con la visión industrial del trabajo: la burguesía contra la clase obrera. Trabajos vacíos que nos convierten en pequeñas piezas de grandes maquinarias, sin control sobre nuestras labores y sin impacto real en la sociedad.

La falta de propósito es más peligrosa que la falta de conciliación Click Para Twittear

Leer todo